MOTIVA JAVIER “CONFETI “ A JÓVENES A CULTIVAR SOLIDARIDAD Y AMOR

Share |
  • Comparte experiencias de vida, felicidad y dolor con estudiantes de UNEZ 

Más de un centenar de estudiantes de diversas carreras de la Universidad Emiliano Zapata dejaron por unos momentos la actividad en las aulas para sumergirse en el mundo de optimismo de un personaje regiomontano que infunde en sus seguidores  ánimo  y determinación para  emprender nuevos derroteros en la vida.

 

Se trata de Javier Lara, autor, líder y motor de lo que él  llama  “ Operación Confeti “, un movimiento inspirado en el deseo de animar a niños, jóvenes y adultos de todas las condiciones económicas y sociales, a recordar que la vida se debe celebrar  todos los días.

La entrega con la que Lara abordó la temática de su charla envolvió  desde el primer momento a los estudiantes de UNEZ ,  que mostraron sincera disponibilidad a participar  en un interactivo en el que puso énfasis la práctica de dos términos que él aprendió en un viaje al África.

Dijo  que dos palabras que  oyó pronunciar  a la comunidad anfitriona durante su estancia en aquel continente lo inspiraron a emprender  su  cruzada de amor, solidaridad y entusiasmo. 

Mientras señalaba  que la primera palabra a la que se refería  es “sawabona”, que significa “yo te respeto y eres importante para mí”  y la otra,  “Shikoba”,  que traducida al español sería “también tú existes para mí”, invitaba a la concurrencia a atar en la muñeca del compañero de asiento un cordel de ixtle en señal de mutuo amor y solidaridad.

Luego reveló  que una de las experiencias más duras pero a la vez más motivadoras de su vida fue la que vivió con Lucas, un niño de escasos 8 años que él conoció en el pabellón de enfermos de cáncer  en un prestigiado hospital regiomontano.

Lara reveló que haber sufrido él mismo  un padecimiento canceroso le recompensó haber conocido a “Lucas”, quien finalmente murió pero logró vivir unos días más de los que diagnosticaban los médicos  gracias a las muestras de cariño que recibió de quienes lo conocieron.

Manifestó que todas éstas experiencias lo motivaron a seguir su cruzada de vida y amor por el prójimo  que es “Confeti”, encaminada esencialmente a que la gente se reconcilie consigo misma, a que las personas se integren y no se aíslen en su mundo, a ser solidarios y a vivir  pacíficamente en comunidad.