Fundamentación de la carrera Ingeniero Arquitecto

  • Imprimir
Share |

Objetivo General

Formar integralmente profesionales críticos y éticos, bajo un proceso científico y participativo para planear, diseñar, construir, mantener y regenerar los espacios arquitectónicos y/o urbanos, también desarrollar la creatividad en la solución de espacios habitables, además aplicar las tecnologías apropiadas en la solución estructural.

 

Es un profesional crítico y ético que comprende los fundamentos teóricos de la arquitectura, la ingeniería y el urbanismo, así como su aplicación práctica. Con pleno conocimiento de su entorno y alto sentido social, para planear, diseñar, construir, mantener y regenerar los espacios arquitectónicos y/o urbanos, bajo los principios de habitabilidad y desarrollo sustentable.

 

Objetivos Específicos

  • Dirigir la ejecución de las obras de edificación, el control de calidad, la documentación de la obra y su control económico.
  • Promover y coordinar la seguridad y la salud en la edificación.
  • Realizar mediciones, valoraciones, tasaciones y estudios de viabilidad, peritaciones, inspecciones, análisis de patología, levantamientos de planos en solares y edificios y todo tipo de informes.
  • Elaborar proyectos y dirigir obras de edificación donde la legislación no requiere la participación de arquitectos o de otros titulados.
  • Gestionar las nuevas tecnologías edificatorias, los procesos de calidad en la edificación y las certificaciones de eficiencia energética y sostenibilidad ambiental.
  • Organizar el uso, conservación y mantenimiento de los edificios en todo su ciclo de vida, incluyendo el tratamiento de los residuos de demolición y de la construcción.
  • Asesorar técnica y comercialmente en los procesos de fabricación de materiales y elementos utilizados en la construcción.
  • Gestionar el proceso inmobiliario en su conjunto.
  • Ostentar la representación técnica de las empresas constructoras en las obras de edificación.

 

Ámbito social de la profesión

En todo proceso de innovación y cambio va implícito el desarrollo social, en este sentido la Universidad toma conciencia apegada en sus estatutos. En estas transiciones se determina las oportunidades para el desarrollo integral de nuestro país, es por ello que es importante tomar conciencia de los procesos sociales que vive México, en donde se prevé que la población alcance de 130 a 150 millones de habitantes hacia mediados del siglo XXI.

Las ciudades grandes disminuirán su crecimiento y las ciudades medianas crecerán aceleradamente. Este crecimiento, aunado a la reducción de la población económicamente dependiente, representa una oportunidad para impulsar el desarrollo. La disminución de la población en las comunidades pequeñas ha sido un factor de debilitamiento del campo, donde la migración en busca de trabajo, en el interior del país o hacia los Estados Unidos, redunda en la pérdida de parte de los recursos que el país invierte en infraestructura.

En esencia, esta transformación, a la que todavía es preciso imprimir una orientación más clara, ha consistido en el cambio de un modelo de desarrollo sustentado en la acción gubernamental. Sin embargo, aunque las concentraciones urbanas continúen creciendo, eso no significa que disminuya el número total de los asentamientos pequeños, que ronda la cifra de 150 mil.

 

Ingeniería Arquitectura y ecología necesidad social contemporánea.

En el caso concreto de la ecología, se puede afirmar que es una de las áreas decisivas para avanzar en la construcción de un entorno equilibrado, que conjugue, funcionalidad, comodidad, y respeto al medio ambiente. Uno de los anhelos naturales del hombre es vivir mejor, ello contiene la prioridad de tener un espacio en el cual desplegar las mejores y más intimas aspiraciones.

Avanzar en un proceso de modernización y desarrollo no implica necesariamente destrucción ambiental, sino al contrario, podemos creer y suponer que se utilicen la invención humana para alcanzar mejores niveles de vida.

En la actualidad, cuando los grandes problemas ambientales son parte substancial de debate mundial, y de las expectativas de un futuro incierto, los ingenieros arquitectos deben ser parte de un gran proyecto colectivo orientado a diseñar y construir con una alta responsabilidad social. Una de las aspiraciones de la nación debe ser la de una sociedad igualitaria, con una distribución adecuada y esto debe manifestarse en el compromiso de todos y cada uno de los sectores para ofrecer a los mexicanos un mejor bienestar, preferimos fortalecer y hacer conciencia de la importancia de nuestra actitud respetuosa e innovadora, es decir, el alcanzar y obtener un ambiente sano tiene como premisa básica, el respeto a cada persona y a la sociedad.

En esta perspectiva debemos reconocer el objetivo de los ingenieros arquitectos mexicanos, cuyo trabajo tiende no sólo a expresarnos y ofrecernos solamente belleza, sino también, brindarnos condiciones sanas para nuestro vivir, distribución justa de los espacios su creatividad comienza a ser compatible con el uso de materiales que no degraden el ambiente, que ahorran energía, que reducen la utilización de insumos innecesarios, que propician el uso eficiente del agua, contribuyendo a la adopción de prácticas que propician la eliminación de los desechos sólidos.

En suma existe una concepción en que el hábitat trasciende lo individual para convertirse en una responsabilidad colectiva.

Para alcanzar los objetivos aquí planteados, es necesario el comenzar en las escuelas una educación ecológica, y por lo tanto implementar materias que den respuesta a esta problemática tan trascendente para la humanidad: es decir se deberán implementar materias que vinculen la Arquitectura con el medio ambiente, así como enseñar al estudiante el uso de ecotecnias, pasivas y activas que, contribuyan al ahorro de las fuentes convencionales de energéticos, y al uso de la Arquitectura bioclimática para brindar un confort y ahorro a los usuarios de la Ingeniería Arquitectura.


Ámbito económico

En el ámbito de la Ingeniería Arquitectura la economía juega un papel importante, ya que se busca siempre un desarrollo sostenido que de paso a la creación de diferentes edificaciones que mantengan en movimiento la economía nacional así como en la generación de empleos.  

Es innegable que, por su naturaleza específica, y por los fenómenos con los que está vinculada, la transición económica ha estimulado la modernización, el dinamismo y la productividad. Pero tampoco puede ocultarse el hecho de que la mayoría de las personas no ha podido adaptarse a la velocidad de las transformaciones. Muchos han sido marginados del proceso. El cambio de modelo económico no ha disminuido las relaciones desiguales entre mexicanos; por el contrario, las ha acentuado. Los efectos de la apertura comercial se manifiestan en forma desigual en diferentes ramas productivas. Alrededor de 150 empresas concentran aproximadamente 54% de las exportaciones. Por otra parte, la interdependencia económica ha internacionalizado las crisis financieras, provocando nuevos factores de vulnerabilidad. Éstos han agudizado las condiciones de pobreza en los grupos más marginados, sobre todo en el medio rural, donde la subsistencia de los pequeños y medianos productores se ha hecho insostenible.

Estos efectos se hacen sentir en todas las esferas de la sociedad, y producen una demanda creciente de apoyos sociales de emergencia para los más afectados, a la vez que reducen el margen para ampliar la cobertura y consolidar los servicios básicos que debiera garantizar el Estado; de manera especial, los de carácter educativo.


Ejercicio profesional.

La práctica profesional de la Ingeniería Arquitectura está determinada por el modelo económico del país y por las políticas que establece el Estado en materia de construcción y planeación de vivienda, aspectos meramente de ingeniería civil y arquitectura.

Algunos de los factores que producen un déficit en la vivienda de los países en vías de desarrollo son: la elevada tasa de natalidad, la migración a las ciudades y el bajo poder adquisitivo de la población y la ubicación de la vivienda en lugares no aptos. Satisfacer estas necesidades implicaría duplicar los servicios existentes.


 IMPORTANCIA PARA LA INSTITUCIÓN.

Es importante para la Universidad Emiliano Zapata el  compromiso de seguir cultivando el conocimiento verdadero a través del Programa de  Ingeniero Arquitecto, un programa Innovador que dará la oportunidad a los ingenieros de reposicionarse, ser más capaces en el desarrollo de su profesión.

Esto es porque la Universidad ya ofrece estudios de Ingenierías con ReVOE Autorizados.

 

IMPORTANCIA PARA LA NACIÓN.

Este programa se crea como respuesta a la necesidad de formar profesionales de alto nivel en este campo de la Ingeniería y la arquitectura  comprometidos con la sociedad, un programa Innovador que integra estudios básicos de Ingeniería y arquitectura necesarios para el desarrollo sustentable de la Región, el Estado y la Nación.

Ante el cambio del paradigma de la ingeniería en sus diferentes especialidades, las instituciones formadoras de ingenieros deben redefinir su misión y adecuar sus programas educativos. La sociedad en el siglo XXI se caracteriza por un amplio, sostenido y cambiante uso de la tecnología, en un mercado global de enorme competencia e interdependencia, y con una capacidad de comunicación jamás imaginada.

Esto implica para los ingenieros el reto de ofrecer a la sociedad, nuevas habilidades que le permitan diseñar, construir, fabricar y operar bienes con mayor valor agregado de tecnología y más eficientes en su función, a los menores costos posibles. Requiere profundizar su conocimiento de diversas disciplinas, ampliar sus capacidades de información y desarrollar su creatividad, teniendo en cuenta el extraordinario ritmo de cambio que tiene actualmente la tecnología.

En síntesis, se trata de formar ingenieros arquitectos aptos para comprender los fundamentos teóricos de la arquitectura, la ingeniería y el urbanismo, así como su aplicación práctica. Con pleno conocimiento de su entorno y alto sentido social, para planear, diseñar, construir, mantener y regenerar los espacios arquitectónicos y/o urbanos, bajo los principios de habitabilidad y desarrollo sustentable, , al servicio de una Nación que debe establecer una estrategia de desarrollo y la Universidad debe colaborar en ello junto con otros actores esenciales como los gremios de profesionales de la ingeniería en México.